Evaluaciones psicométricas

Artículos

En el mundo actual, es claro que el liderazgo importa.  Las empresas de éxito y los individuos de éxito en las empresas exhiben profundidad en el liderazgo.  Ser capaz y poseer los atributos del liderazgo es maravilloso, pero la capacidad ha de emplearse de manera apropiada y con un propósito.  El líder debe demostrar atributos y también demostrar resultados (Ulrico, Zenger y Smallwood, 1999).    El líder es el primer promotor de la productividad y crea una atmósfera que invita a ella.  Predica con el ejemplo.  Es el creador y sostén de la cultura organizacional orientada a la calidad y el servicio.  Es él quien hace competitiva a la organización (Siliceo, Casares y Gonzáles, 1999).  El liderazgo es la principal herramienta de acción para poner en práctica los objetivos empresariales.  Los gerentes agotan la energía de las empresas, en tanto que los líderes infunden energía en ellas.  Una empresa bien dirigida sólo consiste de líderes (Koestenbaum, 1999).   Los buenos líderes enseñan habilidades de liderazgo a su personal.  Quienes son líderes eficaces enseñan a los seguidores a pensar en función de la empresa, no de sí mismos (Lussier y Achua, 2002). 

 

Estos autores describen las funciones administrativas del liderazgo:

 

¨ Funciones interpersonales:  Entre éstas se menciona representar a la organización en diferentes actividades y ser enlace con miembros de otras unidades u organizaciones.

¨ Funciones informativas:  El líder monitorea las actividades para detectar problemas y oportunidades, difunde información dentro de la organización y es portavoz fuera de ésta.

¨ Funciones decisionales:  Dentro de las funciones del líder está innovar, manejar las dificultades, asignar los recursos y negociar.

 

Ser líder no es igual a ser administrador; sin embargo, la capacidad para ejercer liderazgo efectivo es una de las claves para ser un administrador eficaz (Koontz y Weihrich,  2004; Stoner,  Freeman, y Gilber, 1996).

 

El estilo de liderazgo en las empresas ha cambiado en el tiempo.  En las empresas de principios del siglo XX, el poder que daba el capital, el nivel jerárquico, el conocimiento y la tecnología estaba en la alta dirección.  El que estaba abajo se disciplinaba y obedecía.  El jefe deseaba que los trabajadores fueran obedientes y no pensaran.  Por el contrario, en las organizaciones de hoy no sólo los grandes directores manejan la información.  Ellos trabajan en equipo, están comprometidos y participan en el análisis y toma de decisiones.  Tienen pocos niveles de supervisión y mando (Siliceo, Casares y González, 1999).

 

Por lo anterior, establecer el nivel de liderazgo, así como el estilo en que éste se ejerce es importante para tener un perfil de los colaboradores que una empresa ha contratado o de quienes podría contratar.  El liderazgo debería ser uno de los aspectos a evaluar al reclutar personal o al tomar decisiones sobre ascensos. 

 

Lic. Tania Guillioli  

evaluaciones@psicore.ws

www.psicore.ws

Evaluaciones psicométricas

EL LÍDER EN LA EMPRESA
 GUATEMALTECA DE HOY